Home / Publicaciones / Pago de dividendos en formas distintas al dinero

Pago de dividendos en formas distintas al dinero

La normatividad mercantil, específicamente en el artículo 455 del Código de Comercio, ha regulado el pago de dividendos mediante formas distintas al dinero en efectivo. Mediante el presente escrito se analizarán las distintas formas en que es permitido realizar el pago de dividendos, y los requisitos inherentes a cada opción. Lo anterior, a la luz de la normativa aplicable y los distintos pronunciamientos de la Superintendencia de Sociedades.

La primera opción es el pago de dividendos en acciones de la misma sociedad. El precitado artículo incluye la posibilidad de realizar dicho pago en acciones liberadas de la misma sociedad, siempre y cuando esta decisión sea aprobada por al menos el 80% de las acciones representadas. Es necesario resaltar que la Circular Básica Jurídica de la Superintendencia de Sociedad, en el literal B del punto 4 del capítulo I, desarrolla con más detalle esta posibilidad. Evidenciamos entonces una primera opción, distinta al pago en efectivo, para realizar el pago de dividendos.

La segunda opción es el pago de dividendos en especie. La misma se encuentra permitida en la Circular Básica Jurídica, específicamente en el literal C del punto 4 del capítulo I, en la cual se establece esta posibilidad siempre que los asociados así lo acepten y que el máximo órgano social haya previsto esta situación. Sobre este punto se ha pronunciado la Superintendencia de Sociedades, mediante oficio 220-059331 del 1 de agosto de 2012, estableciendo como viable esta opción de pago, y afirmando también que esta decisión no debe comprometer activos generadores de ingresos y que la misma deberá evaluarse a la luz de los intereses económicos del ente societario. Esto considerando el deber, en cabeza de los administradores, de tomar medidas tendientes a incrementar el patrimonio social. Vemos entonces otra posibilidad para realizar el pago de dividendos, distinta al pago en dinero, la cual acarrea un análisis más a fondo de las consecuencias que pueden derivar de la misma.

Vale la pena mencionar que mediante oficio 220-028457 del 9 de abril de 2019, la Superintendencia de Sociedades reiteró esta posición, realizando un análisis exhaustivo de sus anteriores pronunciamientos. En este oficio se aclaró también que, el Oficio 220-0637775 del 13 de abril de 2016 de esta Superintendencia, no niega la posibilidad del pago de dividendos en especie. Por el contrario, dicha entidad analizó una situación en concreto que por la reglamentación cambiaria vigente en ese momento no fue considerada como posible. De esta forma, la Superintendencia dejó en claro su posición, calificando como viable el pago de dividendos tanto en acciones liberadas de la misma sociedad como en especie.

En conclusión, la normativa mercantil, así como la Superintendencia de Sociedades, han establecido el pago en acciones liberadas y el pago en especie como dos opciones adicionales al pago en efectivo para el pago de dividendos. Cada opción contiene una serie de requisitos, ya analizados, que deberán ser tenidos en cuenta a la hora de escoger cual camino es más conveniente para cada sociedad. Esto a la luz de las necesidades propias de cada negocio y la realidad que atraviese cada compañía.

Autores

Juan Camilo Rodríguez
Juan Camilo Rodríguez, LL.M.
Socio Director
Bogotá
Camilo-Caicedo-2-CMS-Colombia
Camilo Caicedo, LL.M.
Asociado
Bogotá
Ricardo José Díaz
Ricardo José Díaz
Asociado
Bogotá